Partes y accesorios

A pesar de tener diferentes tamaños, materiales, colores y usos, las velas están formadas por los mismos elementos básicos. Éstos son el pabilo , también llamado mecha, y la cera, que puede estar hecha de los materiales más diversos.

Pabilo

El pabilo de las velas es algún tipo de cuerda combustible que ocupa el corazón de la vela y la mantiene ardiendo. Usualmente conformado por algodón trenzado, el pabilo funciona por acción capilar, ardiendo lentamente y de este modo otorgando el calor constante y suficiente para que el material externo de la vela entre en combustión.

Antaño, los pabilos se fabricaban con algodón rizado en lugar de trenzado, Desde la Revolución Industrial éstos fueron reemplazados por los pabilos trenzados y planos, que generalmente se queman a sí mismos, de manera que no hace falta cortarlos para que la llama mantenga el mismo nivel de luminosidad.

Cera

Esta es la parte de la vela que más ha variado con el tiempo. Antiguamente fabricada con materiales tan diferentes como sebo, cera de abeja, espermaceti o aceite de colza, desde el siglo XX se utiliza mayoritariamente la parafina como material para su fabricación. Otros materiales incluyen el gel, la cera microcristalina, o diversos aceites vegetales.

La cera es la parte de la vela que, mediante su combustión, aporta la mayor cantidad de luz, calor, e incluso aroma en el caso de las velas aromáticas. Los tipos de cera hacen también a la duración y tamaño de la llama. La cera es también la que debe ser tratada con diferentes sustancias en el caso de las velas aromáticas o coloreadas.

Algunos accesorios

Existen muchos elementos accesorios para el uso de las velas. Estos consisten sobre todo en varios tipos de envases o recipientes. El más tradicional es por supuesto el candelabro, que puede venir en forma individual o múltiple, pero también recipientes que contienen la cera e impiden que arda demasiado rápido.

Otros accesorios incluyen encendedores, apagavelas, hornillos, y linternas decorativas, entre otros.